GRUPO CAMPAGNOLO SUPER RECORD 1390 € RUEDAS BORA ONE 1160 € GRUPO SHIMANO ULTEGRA 6700 585 € RUEDAS CAMPAGNOLO VENTO REACTION 149 €
FOMICUSBIKE  
 
  Du Cross Valle del Oja . 26-10-13 . María Gómez Ijalba 19-10-2017 10:49 (UTC)
   
 

CRÓNICA DEL DUATLÓN CROSS VALLE DEL OJA (STO. DOMINGO DE LA CALZADA), CTO. DE LA RIOJA DE DUATLÓN CROSS POR MARÍA GÓMEZ IJALBA

 

Era ganar o morir, y consecuentemente no sé cual estuvo más cerca.

Había estudiado a mis contrincantes, había pensado en duatlón y había soñado tanto con el recorrido de la bicicleta que casi se podía decir, que ya lo había hecho, un Deja vù en toda regla.

Únicamente cuatro chicas estábamos apuntadas para hacer el duatlón. Por un lado “la invencible Ángela”, archiconocida en el mundo del duatlón en La Rioja puesto que yo creo,  es la vencedora de todos los campeonatos de La Rioja de duatlón de todos los tiempos. He coincidido este año con ella en todos los eventos que he participado en La Rioja y por eso sé que me saca 10” al kilómetro corriendo, por lo menos en la primera parte y en la bicicleta estamos bastante igualadas aunque últimamente mis tiempos son mejores.

Otra de las chicas, era Saioa Olite Calvo, que invertí diez minutos para estudiarla en el duatlón cross de Ezcaray en el cual había participado quedando en segundo lugar, después de Ángela. Esta chica corre que se las pela, por lo que me pareció observar. Corría bastante más que Ángela, aunque la bicicleta no la llevaba muy bien, por lo menos en Junio, claro que de Junio aquí ya ha llovido…

La otra chica que participaba era la habitual eventista Estibaliz Tejada, que a pesar de no estar federada suele participar siempre en todos los eventos de esta comunidad, su posición no suele ser muy destacable, pero siempre asiste y termina el evento.

Por último, estaba yo, a mis 30 años he reiniciado el deporte de competición y me he federado en triatlón. En el año 2013 mi casa se ha llenado de ruedas y de grasa, como de trofeos y sorpresas. Comencé la temporada con buenos resultados para ser novata. En La Rioja, Ángela no me sacaba mucho corriendo y en la bici la cogía, no pudiéndola soltar. En el duatlón de Logroño, allá por Junio, la pude alcanzar con la bici pero fue cogerla y venirme abajo, creo que invertí demasiadas fuerzas en darle caza. Después, solo la tuve cerca en el Duatlón de Navarrete, que le día alcance llegando a la t2, y salí corriendo antes que ella, pero ni un kilómetro aguanté delante. En fin, que se puede decir que pocas veces Ángela ha visto mi culo, y si lo ha visto por muy poco tiempo.

 

Dieron las tres en el reloj y se daba la salida a más de 140 participantes en el duatlón de Sto. Domingo. Ángela y Saioa se colocaron juntas en medio de un montón de hombretones ya malolientes. Yo estaba situaba a la derecha una fila más atrás, no quería competir con ellas en la carrera, mi objetivo era guardar fuerzas para pasarlas en el sector de la bicicleta. 

Veo que salen las dos cual galgos, Saioa delante y Ángela la sigue. Cuando salimos del entramado del césped de las piscinas, ya el tumulto de gente inicial se desparrama y cuando salimos al camino, vamos en cuenta gotas, hice esfuerzos por no perder a dos chicos que llevaba delante y enseguida dimos alcance a una chica que participaba por relevos. Pues así me entretuve en esta primera vuelta, no dejando que me soltara esta chica. Al comenzar la segunda vuelta, aceleré un poco el ritmo tal y como había pensado, y la chica quedó atrás. Fui forzándome un poquito, cada vez más a modo de progresivo como solía hacer antaño en las carreras que me salían bien. Después de la curva, ya volviendo hacia el complejo deportivo, vi a Ángela. ¡No me lo podía creer! Yo iba creciéndome cada vez y la estaba alcanzando por instantes, en escasos 200 metros le di alcance, realizando la última parte del recorrido juntas aunque yo un pelo por delante, así llegamos a la transición, yo con una euforia increíble de haber ganado a Ángela corriendo por primera vez en mi vida. 

En la transición mientras me abrochaba el casco, Ángela me animó, me dijo que cogería a Saioa que pecaba en el tramo de bajada con la bicicleta. Salí a toda leche, pegué un salto sobre la bici y metí los pies correctamente en las zapatillas, detrás de mí salió un chico que siempre me anima y me dio ánimos y consejos. El llaneo hasta empezar la cuesta lo hice muy rápido, miré hacia atrás y no vi a Ángela.

Comencé la cuesta, larga y tendida hasta el final que se convertía en repechaco tras repechaco, tras repechaco. Subí muy bien, ligera, con cadencia y por el centro, por las hierbas, menos rápido pero más seguro. Únicamente me salía de mi camino y de mi run run cuando tenía que adelantar a alguien, que desgraciadamente fueron demasiadas veces. 

Nosé cuantos rampones había, muchos. El primero lo subí decentemente detrás de dos chicos, después había una cuesta empinada y larga, donde el chico que iba delante de mí se bajó, otro se puso en medio, y yo no tuve más remedio que pisar suelo. Desgraciadamente, Emilio me había advertido que poner pie en el suelo significaba fracaso triunfal, así que a pesar de estar muy requetéconcentrada en no caerme y mantener el equilibro….aquello fue imposible. Subí 20 metros andando, al final de aquello había una curva a derechas con una pequeña bajada, aproveché para montar en la bici y subir sin miramientos la última y gran cuesta con un desnivel de la leche y con piedra suelta, hasta la buitrera. Decir tiene que el día que fui a ver el

recorrido no logré subirla. Por fin subí hasta el desvío a la izquierda donde comenzaba la bajada. Allí ya me relajé, y a bajar por la sendita, esa parte del recorrido era preciosa, con toboganes, con árboles cruzados en el camino…muy bonita. Poco toqué el freno, y como dicen algunos, iba pidiendo paso. Creo que se puede decir que bajé muy rapidillo y sin ningún tipo de percance. Al salir de la buitrera y de la zona de sendita, ya donde el camino se hacía más ancho, alcancé en un abrir y cerrar de ojos a Saioa que por cierto, bajaba peor que mal. La pasé sin miramientos a toda leche, las piedras en esa zona eran grandes y sueltas, no se podía ir tan rápido como yo iba, pero como iba primera me emocioné, me subió una cosita del estómago y me crecí pensando que iba a ganar. No veía el suelo, y bajaba como por una autopista bien asfaltada, demasiado rápido. Al parecer casi al final de la cuesta había un socaboncillo por donde pasaba agua, creo que fue ahí donde se me torció la rueda de la bicicleta y salte por los aires hasta aterrizar de cabeza a la izquierda del camino. El golpe, solo noté un golpe en la cabeza, me senté, estaba aturdida, solo pensaba que Saioa no me había pasado. Vi la bicicleta en mitad del camino con el manillar torcido el bidón de agua que se me había salido, me levanté rápido, coloqué el bidón de agua en su sitio, me monte en la bici y seguí pedaleando a toda leche. Una vez en la bici, no me podía creer que estaba viva, de vez en cuando me tocaba la cabeza para ver si sangraba, pero en ese momento no me dolía nada.

Pasé por el complejo deportivo muy eufórica y afanosa, la gente me animaba y se asustaba al verme por los rasponazos, pero yo pensaba que soy más dura que las piedras del camino, en ese momento estaba convencida de que iba a ganar la competición. 

A la salida del complejo deportivo, estaba Frederick, me dijo que iba primera a mucha distancia, que no arriesgara y que guardara fuerzas y que por supuesto que no me volvería a caer.

Pensé que tenía razón, así que me relajé, la zona llana la hice más tranquila, y me percaté de varios inconvenientes, medí cuenta que no tenía agua, y me percaté de que llevaba el manillar torcido. 

Comencé a subir la cuesta con un chico que había visto “el gran tortazo” y lo fuimos comentando, la verdad los dos estábamos de acuerdo en un aspecto, nos preguntábamos cómo me había levantado y cómo podía continuar. Este chico me dijo que a la chica de amarillo (Saioa) la tenía fuera del alcance de su vista. Así subimos poco a poco la cuesta y los repechacos del final, justo en uno de esos, no sé en cual, Saoia me pasó, estábamos cerca de la buitrera.

Después de que Saioa me adelantara, y prácticamente en el mismo sitio que en la primera vuelta, se me fue un poco la rueda de adelante con las piedras sueltas, el desnivel era elevado, y caí al suelo otra vez, esta vez cuesta arriba. Al intentar sacar el pie del pedal, el gemelo se me subió de tal manera que perdí un minuto en poder comenzar a andar con la bici a cuestas. En este momento y casi al final de la cuesta, Ángela me pasó.

Justamente en el mismo lugar donde en la primera vuelta había montado en la bici, lo volví hacer, seguí a Ángela unos metros, pero cuando la cuesta empezó a empinar, mis piernas dijeron basta y tuve que desmontar. Arriba ya monté, y bajé como pude, esta vez, con más miedo e inseguridad que otra cosa.

Cuando descendí por donde me había caído lo hice con más precaución. Ese camino salía a otro que estaba en mejores condiciones y ahí volvía adelantar a Saioa, que me siguió hasta la transición. Hicimos la transición, juntas.

La segunda transición fue un desastre, aparte de que me daba miedo quitarme el casco porque pensaba que se me saldrían los sesos, tenía mucha sed y falta de agua. Cuando me agaché para ponerme las zapatillas me mareaba, el oído izquierdo me zumbaba y al intentar ponerme las zapatillas se me subieron los gemelos como pocas veces en mi vida antes. ¡Qué dolor! No podía correr, no podía moverme, me dolía el cuerpo, los golpes, me mareaba y me zumbaba la cabeza, además las piernas no me respondían. Poco a poco comencé a trotar muy suave y los gemelos se fueron relajando, pero la cabeza da vez zumbaba más. En fin, para qué decir…sufrí pero llegué.

La rápida Saioa, alcanzó a Ángela en la carrera y se disputaron el final al sprint. Ganó, la invencible, Ángela.

Ni que decir tiene que lo morboso del día, ocurrió después de cruzar la meta.

Allí me senté en un banquito a beber con ansia al menos dos acuarius. En instantes apareció Fito para desinfectarme las heridas, que en unos segundos se llenaban de moscas. A mi lado se sentó Emilio para cerciorarse de lo que ya sabía, no porque se lo hubieran contado, sino porque alguien que me conoce mínimamente hubiese sabido que me iba a caer.

Rápido apareció mi madre, casi la primera se presentó. Si hubiera sido una carrera entre madres, la mía llega primera. ¡buf! No me acordaba yo de que  mi madre estaba allí. Nerviosa, con los ojos saltones y lagrimosos. Con voz chillona y esa mezcla de cabreo y preocupación, igual es algo que todas las madres poseen innatamente. Pero a mí particularmente, me saca de

quicio. Yo estaba tan tranquila, charlando y refrescándome y la tía con la tabarra “ve a la ambulancia a que te curen” “ve a la ambulancia a que te curen” y allí tuve a la mujer hasta que me dio la gana, espantándome  las moscas que venían a mis heridas. Pero lo peor es que mi madre no estaba sola, la prima de mi padre, mi fiel seguidora, también se encontraba en el lugar. Para qué decir que nada se puede hacer contra dos mujeres neuróticas, más que hacerles caso.

Me duché con agua fría (no había agua caliente) y desinfecté mis heridas, percatándome de que el mayor golpe no se veía, situado en la cintura, estaba tan abultado como un pecho de la talla 100. Allí apareció mi prima-tia, que les había dado aviso a la ambulancia para que no se marchara antes de asistirme. De verdad, estas dos mujeres, pueden mover el mundo, o desplazar el planeta tierra, o como dice mi padre “volver loca a María Santísima”.

En mi opinión no tenía motivo alguno para ir a la ambulancia, puesto que las heridas ya las había desinfectado correctamente, me realizaría la cura en casa y era lógico que no tenía ningún hueso roto. Pero en fin, para qué discutir.

Después de realizarme la rutina de desinfección y cura, ponerme una bolsa de hielo en la cintura, cuando me levanté mi pecho estaba de un color extrañamente morado. Pero salí de la ambulancia que me estaba creando claustrofobia y me dirigí al coche. Algo notaba que no estaba bien, estaba mareadilla o muy mareada, no podía estar de pié. Me tumbé en el suelo y coloqué los pies en alto pensando que podía ser una bajada de tensión. Allí apareció la chica de la ambulancia y me obligó a entrar de nuevo a la camilla. Yo ya no quería, solo deseaba que me dejaran tranquila, pero nada…La tensión estaba correcta, el pulso también, el azúcar….a 596!!! Una crisis hiperglucémica en toda regla. 

En mi opinión era normal. Estaba deshidratada. En la última vuelta del sector bici no me quedaba agua en el bidón, después realicé los 3 km corriendo sin beber ni gota, porque no me dieron a pesar de pedir….

El caso es que yo me opuse insistentemente a sus empeños de ir al centro de salud. Yo únicamente quería que me dejaran tranquila, que me diera el aire, beber agua e ir a por medallas a la entrega de trofeos.

Esto luego tuvo repercusiones en todas las personas que me rodean de diferente modo.

En el centro de salud, me exploraron y me volvieron loca. Que si túmbate, que si mira para aquí o para allá, que quítate la camiseta  que vístete…estaba muy cansada, tenía sed. Estaba

tan cansada que estaba mareada, no tenía ganas de estar allí, no podía seguir las indicaciones de la médico, que por cierto tenía bien pocas ganas en examinarme y no hacía más que sonar el WhatsApp del móvil de su bolsillo. El azúcar en sangre se estabilizó por sí solo y cuando me volvieron a mirar ya lo tenía bien, a 120. Me volvieron a pinchar en dos ocasiones más y seguía en orden.

 Solo quería irme a mi casa a descansar, y me levanté de la camilla para irme al menos en tres ocasiones, cada vez que la médico se metía a la habitación contigua para examinar su WhatsApp. Pero oye, que estaba tan cansada y aturdida que no podía andar, que no tenía más remedio que estar allí esperando a que viniera mi hermano con el coche para ir a casa. 

La espera se me hizo eterna, estaba agotada.

Supongo que todo quedó en un susto para todos menos para mí, que sabía que no era nada grave lo que me sucedía, lo único que me pasaba es que me había esforzado demasiado, había sufrido mucho y estaba deshidratada. Ya me pasaba cuando joven, no tengo límite en mi esfuerzo, solo paro cuando mi cuerpo deja de responder y me desvanezco.

Lo que ocurrió, únicamente me ha derivado malos entendidos y disputas con las personas que están a mi lado, diferentes opiniones en las personas que no me conocen, y diferentes actitudes en la que sólo me han visto una vez en la vida. 












Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  AQUI.... DE TODO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

EMILIO MONAGAS REIGADAS . DIEGO DE VELAZQUEZ , 1 - BAJO K. 26142 . VILLAMEDIANA DE IREGUA . LA RIOJA TFNO.: 622-31 30 30 / 615-60 64 00 FOMICUS@HOTMAIL.COM
  CUBIERTAS Y TUBULARS DE CARRETERA
CORRIENDO , NADANDO , PEDALEANDO Y LO QUE SE NOS VAYA ANTOJANDO ...
¡¡¡ FOMICUS !!
  Publicidad
  BIELAS DE CARBONO Y ALUMINIO
CONFIRMAR PRECIOS

RECORD CARBONO U.T , COMPACT Y STANDART 335 €
CHORUS CARBONO U.T , COMPACT Y STANDART 225€
CENTAUR CARBONO U.T. COMPACT 160€
CENTAUR CARBONO U.T. STANDART 145 €
CENTAUR CUADRADILLO ALUMINIO COMPACT 65 €
XENON ALU. COMPACT 45 €
  MANETAS , CAMBIOS Y CASETTES DE PIÑONES
CONFIRMAR PRECIOS

MANETAS CAMPAGNOLO RECORD+CABLES +FUNDAS 10V 217 €
MANETAS CAMPAGNOLO CHORUS+ CABLES+FUNDAS 10V 190 € M
MANETAS CAMPAGNOLO CENTAUR 2008 CARBONO + CABLES+FUNDAS 10V 155€
MANETAS CAMPAGNOLO CENTAUR 2009 CARBONO + CABLES+FUNDAS 10V 175€
MANETAS CAMPAGNOLO VELOCE 2009 + CABLES+FUNDAS 10V 90 €


CAMBIOS RECORD CARBONO 10V 198 €
CAMBIOS CHORUS CARBONO 10V 147 €
CAMBIOS CENTAUR CARBONO 10V 73 €

CASETTE DE 8 , 9 , 10 Y 11 VELOCIDADES .

VELOCE 11-25 ; 12-23 / 25 ; 13-26
CENTAUR 11-25 ; 12-23 / 25 ; 13-29
RECORD 11-23 , 12-23 / 25 , 13/26 158 €
  FRENOS , DESVIADORES Y PEDALES
CONFIRMAR PRECIOS

CAMPAGNOLO SKELETON VELOCE PLATA 59 €
CAMPAGNOLO SKELETON VELOCE NEGROS 66 €
CAMPAGNOLO SKELETON CENTAUR PLATA 79 €
CAMPAGNOLO SKELETON RECORD NEGROS
169 €


DESVIADORES

CAMPAGNOLO CENTAUR 29 €
CAMPAGNOLO VELOCE 22 €
CAMPAGNOLO MIRAGE 20 €
SHIMANO TIAGRA 11 €

-------------PEDALES --------------

LOOK KEO 2 MAX CARBON CON CALAS 115 €
LOOK KEO 2 MAX BLANCOS 92 €
LOOK BLADE TI CAR. 215€

TIME
  GRUPOS
CONFIRMAR PRECIOS

CAMPAGNOLO SUPER RECORD 11V 1390 €
CAMPAGNOLO RECORD 11V 1225 €
CAMPAGNOLO CHORUS 11V 869 €
CAMPAGNOLO ATHENA CARBONO 11V 699 €
CAMPAGNOLO ATHENA BIELAS ALU 11V 630 €
CAMPAGNOLO CENTAUR CARBONO 10V 640 €

GRUPOS SHIMANO
GRUPOS SHIMANO CRONO........

PREGUNTAR PRECIOS

VISITANTES CONECTADOS 672257 visitantes ¡¡¡ EN FOMICUSBIKE.ES.TL/
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=GRUPO CAMPAGNOLO SUPER RECORD 1390 € RUEDAS BORA ONE 1160 € RUEDAS CAMPAGNOLO VENTO REACTION 149 €